martes, 1 de abril de 2008

El Agua y Su Importancia en el Organismo

Por Marcos Blesa

En este boletín he pensado en hablar de un tema de vital importancia por su directa relación en tu salud y buen funcionamiento de tu cuerpo. Se trata de la ingesta de agua
diaria la cual es habitualmente deficiente o escasa no valorando la importancia que tiene el mantener al cuerpo bien hidratado.

La realidad es que la mayoría de las personas no beben lo suficiente no siendo conscientes de la enorme importancia que tiene el agua en la salud. Es un nutriente esencial para la vida, siendo su valor nutricional escaso, el agua es un liquido imprescindible al igual que el aire que respiramos. Es por eso que si bien podemos pasar mucho tiempo sin comer no podemos estar sin beber durante mucho tiempo.

Es necesario que mantengas al organismo bien hidratado, fresco y con las reservas de agua al máximo asegurándote que así te mantendrás sano y en forma. Las necesidades en la cantidad que debemos de beber varían con la edad por lo que a mayor edad el sistema que regula la sed no es tan eficaz teniendo que estar pendientes de beber correctamente. No hay que ignorar el reflejo de la sed ya que se produciría un estado de deshidratación permanente si no repusieras el deficit creado.

Al beber suficiente conseguirás mejorar el funcionamiento de los riñones mejorando la calidad de la orina por lo que notarás que esta es más clara. A su vez los riñones limpiarán mejor la sangre de sustancias de desecho eliminándolas con facilidad, también evitarás que se produzcan cálculos
renales. Si pierdes agua pierdes energía física y si esta perdida es superior al 10% provocaría grandes trastornos al organismo.

El agua desempeña importantes funciones;

* Es el medio en el cual se diluyen los líquidos corporales (sangre,
secreciones digestivas, orina, etc.)

* Hace de transporte para los nutrientes a las células así como de los
productos de desecho desde estas.

* Facilita la digestión al diluir los nutrientes de los alimentos.

* Regula la temperatura corporal mediante la evaporación a través de la piel.
Es por eso que necesitas ingerir suficiente cantidad para compensar las pérdidas. Necesitas 3 litros de agua al día, la mitad procede de los alimentos la otra mitad tienes que beberla. Intenta beber 2 litros al día de agua eso te ayudara a eliminar toxinas y a mantener tus riñones en buen estado al mismo tiempo que compensas las perdidas.

Trata de beber regularmente sin esperar a tener sed eso te mantendrá hidratado todo el día, bebe entre comidas y si puede ser 1o 2 vasos al levantarte antes de desayunar eso limpiara el sistema digestivo y lo preparara para recibir nuevos alimentos.

Si bebes de forma correcta notarás mejoras sustanciales en tu cuerpo desde tener más energía hasta conseguir mejores resultados si estás en un programa de control de peso. Es sencillo ingerir agua frecuentemente solo tienes que tener una botella a mano para que no te se olvide, cosa normal si no sueles beber mucho.

Yo personalmente ingiero como un vaso cada hora u hora y media así me es más fácil asegurarme de que consumo la cantidad necesaria al día. Te sugiero que no la bebas muy fría mas bien fresquita para no producir cambios bruscos en tu organismo.

No me cansare de recordarte que ante un programa de adelgazamiento es SUMAMENTE IMPORTANTE beber suficiente agua para mantener una función renal adecuada y sana y poder eliminar los productos de desecho. Es más, por si consideras que no es importante te diré que NO ES POSIBLE adelgazar si prescindes del agua al igual que tampoco es posible perder peso con la sauna. Las perdidas rápidas de peso se producen por la perdida de agua del organismo y esto no cuenta para alcanzar el objetivo.

El objetivo será eliminar los depósitos de grasa de forma gradual hasta alcanzar el peso adecuado.
Si bebes adecuadamente obtendrás beneficios inmediatos para tu salud, el rendimiento y el bienestar general. Así que recuerda mantener un ritmo adecuado de ingesta de líquidos a lo largo del día escogiendo por ejemplo agua mineral, zumos de manzana mezclados con agua mineral o té con limón y con zumos de frutas.

Muy importante será el que bebas suficiente si practicas algún deporte ya que la sudoración provoca grandes pérdidas de líquidos. No te fíes de la sensación de sed para comenzar a beber por lo que tienes que acostumbrarte a beber antes, durante y después de la práctica deportiva. Cuando sudas mucho pierdes electrólitos como magnesio y potasio por lo que hay que reemplazarlos. Para terminar sobre el agua y el deporte ten en cuenta que si la actividad física es igual o superior a una hora será suficiente con agua, si la duración es mayor una combinación de hidratos de carbono (p. ej. glucosa, sacarosa o maltodextrina) pueden ser recomendables.